Tratamiento de fisioterapia en prótesis de cadera y rodilla

Tratamiento de fisioterapia en prótesis de cadera y rodilla

La colocación de prótesis de rodilla y de cadera, es una de las intervenciones quirúrgicas que más se ha incrementado en la actualidad. Esto se debe, a que cada vez son más los pacientes de edades más jóvenes (aunque sigue sin ser lo ideal) que presentan patologías en donde se requiere del reemplazo de las superficies articulares de dichas articulaciones, por una prótesis.

En consecuencia, es necesario, que exista una conciencia general en el mundo de la fisioterapia, que contribuya a llevar a cabo tratamientos post-operatorios, que permitan a los pacientes, reintegrarse en sus actividades de la vida cotidiana de manera adecuada y sobre todo, mantener o mejorar su calidad de vida.

Tratamiento de fisioterapia en prótesis de cadera y rodilla

Es importante destacar que la intervención fisioterapéutica en el tratamiento post-quirúrgico de una prótesis de rodilla y de cadera, debe suceder lo más precoz posible, con la finalidad de afectar lo menos posible la movilidad y funcionalidad de la zona, siempre y cuando se tomen las medidas y precauciones pertinentes ante la situación.

Antes de comenzar a hablar, es primordial tener claros cuáles serían los principales objetivos a tomar en cuenta en cuanto a la aplicación del tratamiento fisioterapéutico en pacientes post-operatorios de prótesis de cadera y rodilla:

Objetivos de la fisioterapia en un post-operatorio

Los objetivos de la fisioterapia en un post-operatorio de cadera o rodilla son:

  • Disminuir el dolor.
  • Evitar o prevenir el riesgo de luxación.
  • Mantener la movilidad y prevenir las complicaciones propias de mantenerse en cama por largos periodos.
  • Mantener o recuperar fuerza muscular según sea el caso.
  • Educar al paciente en cuanto a la deambulación y distribución de las cargas.
  • Conseguir la adecuada deambulación sin generar dolor.
  • Preservar la adecuada biomecánica de la marcha.

Una vez hemos conocido los objetivos a tomar en cuenta, procederemos a conocer cómo estaría estructurado de manera general, el protocolo de tratamiento. Hablaremos de cada uno de manera individual

Post-operatorio de cadera: tratamiento específico

Es importante tomar en consideración, que el tratamiento fisioterapéutico inicia antes de la colocación de la prótesis (tratamiento pre-protésico), el cual consistirá en:

  • Estiramientos musculares.
  • Movilizaciones activas y pasivas.
  • Ejercicios específicos.
  • Ejercicio aeróbico.
  • Trabajo de fortalecimiento de los músculos cuádriceps, glúteos, isquiotibiales, cuadrado lumbar, piramidal, psoas ilíaco.

En cuanto al tratamiento post-operatorio, en una fase inicial, estaría indicada la colocación de crioterapia con la finalidad de trabajar dolor e inflamación y además, mantener la movilidad de la zona con cinesiterapia pasiva, tomando siempre las precauciones pertinentes y respetando las limitaciones propias del paciente y su situación actual.

  • Una vez transcurridas las primeras 48 horas el paciente ya podrá empezar a apoyar, por lo que iniciaríamos con la fase de soporte de peso, siempre respetando la tolerancia del paciente.
  • Realización de ejercicios isométricos del cuádriceps, isométricos de aducción y abducción de cadera.
  • Movilizaciones pasivas.
  • Estiramientos musculares.
  • A partir del séptimo día ya se encuentran recomendados los ejercicios en bicicleta, cuidando de que el sillín se encuentre alto y además con una resistencia mínima. Podremos ir progresando conforme la evolución del paciente y a eso de las 6 u 8 semanas, podremos aumentar la resistencia hasta conseguir que el paciente se canse.
  • A partir de la 4-5 semanas, podremos indicar al paciente la realización de ejercicios con pesas, poleas y bandas elásticas, con la finalidad de trabajar la fuerza muscular.

Post-operatorio de rodilla : tratamiento específico

Al igual que en el caso de la cadera, es necesario la realización de un protocolo de tratamiento previo a la intervención quirúrgica, con la finalidad de conseguir que el paciente llegue en las mejores condiciones físicas posibles a la operación y que además, el tratamiento post quirúrgico no resulte tan complicado. Para esto, será necesario trabajar los músculos cuádriceps, isquiotibiales, gemelos y sóleo.

Asimismo, se busca disminuir la posibilidad de presentar posibles complicaciones.

En cuanto al tratamiento post-quirúrgico, muchos profesionales de la salud, como doctores y fisioterapeutas, recomiendan iniciar con el apoyo o descarga de peso en las primeras 24 otras.

Tendremos como principales objetivos:

  • Disminuir el dolor.
  • Prevenir complicaciones o consecuencias por tiempo en cama prolongado.
  • Mantener la movilidad.
  • Fortalecer la musculatura implicada.
  • Alcanzar la marcha independiente (sin bastón o andadera)

Para ello se realizará:

  • Masaje transverso profundo (Cyriax) para trabajar la cicatriz.
  • Aplicación de crioterapia para trabajar el dolor.
  • Movilizaciones pasivas de manera continua para mantener la movilidad.
  • Electroterapia analgésica así como electroterapia para estimular la musculatura implicada.
  • Ejercicios específicos.
  • Ejercicios isométricos.
  • Soporte de peso.
  • Reeducación de la marcha.
Este artículo pertenece a fisioterapia

Formulario de contacto

Rellena este formulario para pedir cita o consultar cualquier duda

Más especialidades de FisioClinics