Tipos de Tratamientos para la fascitis plantar

Tipos de Tratamientos para la fascitis plantar

Es muy común que a la consulta de un fisioterapeuta asistan muchos pacientes presentando dolor en la zona del talón y planta del pie. Una de las principales razones por las que se genera este dolor es porque se inflama el tejido ubicado entre la parte anterior del calcáneo y los metatarsianos: la fascia plantar.

Las fascitis plantar está caracterizada por limitar a la persona de realizar sus actividades diarias (deporte, trabajo, etc.) Los dolores suelen ser más fuerte en las mañanas por la inmovilidad que presenta la zona durante las horas de la noche.

Es una patología en la que su recuperación es lenta y dolorosa, suele presentar debido a distintos factores como son:

  • Realiza deportes sobre superficies inestables o duras.
  • Usar un tipo de calzado incorrecto.
  • Falta de fuerza en los músculos de la planta del pie.
  • Por presencia de pie plano, pie cavo, etc.
  • Falta de flexibilidad.

Para tratar las fascitis plantares existen diversos tipos de tratamientos entre los cuales están los invasivos  y no invasivos. A continuación mencionaremos y describiremos cada uno.

Tipos de Tratamientos para la fascitis plantar

Tratamiento Invasivos

Inyecciones de esteroides: estas inyecciones suelen aplicarse en este tipo de patologías debido a que disminuyen el dolor al inyectar un antiinflamatorio directo en el sitio de lesión. Algunos estudios han demostrado que el dolor disminuye un mes después de haber colocado la inyección, pero tres meses después ya no presenta ningún efecto, devolviéndoles a los pacientes las molestias y dolores.

Intervención quirúrgica: Es un procedimiento que se realiza cuando el tratamiento conservador no es efectivo. Consiste en liberar la fascia que se encuentra tensa e inflamada. Las probabilidades de aplicar esta intervención es baja, ya que los tratamientos no invasivos suelen ser bastante efectivos (90% de efectividad). Además esta intervención puede tener consecuencias posteriores cómo:

  • Ruptura de la fascia plantar.
  • Lesiones en los nervios.
  • Infecciones en la zona.

Tratamientos no invasivos

Crioterapia: Durante la fase aguda de la fascitis plantar se recomienda aplicar hielo  realizando pequeños masajes sobre la zona por 10 minutos 2 veces al día, con el fin de evitar que aparezcan hematomas o incremente la inflamación o el dolor.

Uso de ortesis: Para la fascitis plantar se recomiendan dos tipos de órtesis:

  • Las taloneras blandas, que disminuyen la presión en la zona, además de permitir el descanso y el soporte en el arco plantar.
  • Las ortesis nocturnas: son indicadas para evitar que el paciente durante la noche realice el movimiento de flexión plantar, lo cual acorta la fascia plantar. Las órtesis nocturna también hace un leve estiramiento de la musculatura de los gemelos (que suele estar implicada en la aparición de la fascitis).

Masajes en la zona: Es uno de los  tratamiento favoritos por los fisioterapeutas, es aplicado en la zona donde existe la lesión (planta del pie) y de manera circular, durante 15 minutos aproximadamente. Se realiza con el fin de disminuir el espasmo muscular y reabsorber el edema.

Ejercicios: Los ejercicios para la fascitis plantar se basan en ejercicios de fortalecimiento (para evitar la debilidad muscular y el adelgazamiento del tendón de Aquiles) y estiramientos del tendón de Aquiles y fascitis plantar. Algunos de los ejercicios son:

  • Ejercicio con pelota de golf: Se coloca la pelota en la planta del pie  y se desliza por toda la planta del pie. Se debe cuidar no realizar una presión excesiva en la zona.
  • Ejercicio con toalla: Se debe colocar una toalla en el piso y con los dedos de los pies buscar arrugar la toalla y recogerla con los dedos de los pies.

Vendaje neuromuscular: Un vendaje que se adhiere a la piel y según su colocación se puede disminuir el edema y fortalecer o relajar la musculatura de la zona.

Estiramientos: Se ejecutan estiramientos de los músculos soleo, gemelos y de la misma fascia plantar con el fin de recuperar los rangos de movimiento.

Cuando se sufre de fascitis plantar es recomendable recibir tratamiento lo más pronto posible para así lograr una recuperación rápida y exitosa. Se debe optar primero por la fisioterapia, y de no resultar efectivo se opta por los tratamientos invasivos. Sin embargo está demostrado que los tratamientos conservadores son efectivos en un 90%.

Este artículo pertenece a fisioterapia

Formulario de contacto

Rellena este formulario para pedir cita o consultar cualquier duda

Más especialidades de FisioClinics