¿Qué es una Rotura fibrilar?

En la actualidad las lesiones musculares representan entre el 30% y 60% de todas las lesiones deportivas. Cuando una persona realiza ejercicio físico o cualquier tipo de entrenamiento, la posibilidad de sufrir una lesión es mayor, principalmente cuando son deportes de alto impacto (fútbol, tenis, etc.) debido a que son deportes en los que ocurren movimientos bruscos y/o inicios muy explosivos. Las zonas del cuerpo más propensas a sufrir una lesión muscular son los brazos (músculo bíceps femoral, 30%), muslos (abductor medio, 18%; cuádriceps, 12%), y piernas (gastrocnemio, 16%).

Las lesiones musculares pueden clasificarse según los distintos mecanismo de lesión, estos son: mecanismo directo (lesiones extrínsecas), contusiones o mecanismo indirecto (lesiones intrínsecas). Este tipo de lesión es importante que sea curada  de forma correcta, ya que una lesión muscular mal curada con el tiempo puede originar otras disfunciones en el sistema musculoesquelético o hacer que la recuperación se torne más compleja.

Rotura de fibra de gemelos y sóleo

La rotura fibrilar de los músculos gemelos y soleo pueden ocurrir posterior a la práctica deportiva o durante la misma, cuando se realiza un movimiento brusco. Sin embargo ocurre, en menor frecuencia que en los deportistas, en personas que no están acostumbradas a realizar constantemente alguna actividad física. Este tipo de lesión también se le conoce como desgarro muscular, debido a que durante el gesto que origina la lesión las fibras del músculo se elongan tanto que producen la rotura.

Causas de una rotura fibrilar

Las causas de este tipo de lesión en los gemelos y el sóleo pueden ser múltiples, debido a que con frecuencia se combinan factores internos y externos para producir la lesión. Entre estos factores tenemos:

  • Debilidad en alguna zona de las piernas o pies.
  • Disfunción en algún patrón de movimiento.
  • Acortamiento de alguna de las cadenas musculares (anterior o posterior)
  • Uso incorrecto del calzado.
  • No calentar antes de la actividad deportiva.
  • Malas condiciones del terreno.
  • Y muchas más.

 Síntomas de la rotura fibrilar

Una rotura fibrilar de sóleo y gemelos puede traer los siguientes síntomas:

  • Dolor intenso.
  • Hematomas en las zonas cercanas a la rotura fibrilar.
  • Limitación de la movilidad articular.
  • Inflamación en la zona. 

Tratamiento en fisioterapia

El tratamiento de una rotura fibrilar de gemelos y sóleo, de manera muy general y a grandes rasgos, incluye:

  • Reposo de la práctica deportiva.
  • Crioterapia en la zona para disminuir la inflamación.
  • Masaje en la zona de la rotura para ayudar a la circulación sanguínea.
  • Trabajar con ejercicios isométricos para lograr un mayor reclutamiento de fibras y acelerar el proceso de recuperación. En etapas avanzadas de un tratamiento se progresa a ejercicios más complejos y con más carga.

Estas son sólo algunas opciones, pero consultar con un fisioterapeuta puede ampliar las opciones de tratamiento que hemos expuesto para una recuperación más completa.

Este artículo pertenece a fisioterapia

Formulario de contacto

Rellena este formulario para pedir cita o consultar cualquier duda

Más especialidades de FisioClinics