¿Qué es la escoliosis?

¿Qué es la escoliosis?

La escoliosis se caracteriza porque la persona presenta una deformidad en la columna vertebral en tres dimensiones: en el plano frontal (donde la deformidad debe exceder 10° grados), en el plano sagital (en donde el desplazamiento lateral del cuerpo vertebral traspasa la línea media) y en el plano transversal (esta deformidad regularmente está acompañada con un grado de rotación de la misma), siendo ésta una afectación más agresiva y deformante del raquis vertebral.

Esta no es un diagnóstico, ni enfermedad. La escoliosis es una descripción de una alteración de la estructura. Es decir, una manifestación objetiva, que se pudiera medir de forma clínica y a través de estudios radiológicos. Si en estos estudios la medición no supera los 10°, esta será una asimetría de la columna vertebral que no tendrá un significado clínico.

  • Origen de la escoliosis

El origen de esta deformidad se dividirá en tres categorías principalmente:

  • Origen Neuromuscular

Se conoce que es el resultado de la presencia de un desbalance muscular y la consiguiente pérdida del control de tronco. Aquí se pueden encontrar curvas estructuradas y no estructuradas; definiendo las últimas como las que no presentan cambios anatómicos en su estructura ósea. Se dicen que son alteraciones funcionales relacionadas con ciertas posturas viciosas, diferencias en la longitud de las extremidades o la presencia de dolor.

  • Origen Congénita

Esta se da por una asimetría en el desarrollo de las vértebras, secundario a diversas anomalías con las que nace la persona, como las fusiones vertebrales o las fallas de segmentación. Esta suele manifestarse en niños pequeños o antes de llegar a la adolescencia.

  • Origen Idiopática

En este nivel no se encuentra una causa específica que explique el desarrollo o el origen de la deformidad en la columna vertebral.

Signos característicos

  • Presencia de protrusión anterior de las costillas unilateral o de una escápula.
  • Asimetría en la altura de las caderas.
  • La cabeza no se encuentra centrada respecto a las caderas.
  • Presencia de giba dorsal.

La gravedad en la escoliosis, se podrá determinar por la medición del ángulo de Cobb por medio de las radiografías.

  • Escoliosis leve: cuando va de 0° a 25°
  • Escoliosis moderada: cuando va de 25° a 50°
  • Escoliosis grave: cuando el ángulo es mayor a 50°

Tratamiento fisioterapéutico en la escoliosis

Para realizar un tratamiento de fisioterapia lo más adecuado posible, es necesario diagnosticar de manera precoz la escoliosis, para ayudar a disminuir la deformidad e incluso poder corregirla de manera total o parcial y así evitar el tratamiento quirúrgico.

Tenemos algunas técnicas que se pueden implementar para la escoliosis.

  • La reeducación postural global se considera unos de las herramientas de la fisioterapia más efectivas para la escoliosis. Utilizando posturas de estiramientos, se realiza de manera suave, progresiva y es totalmente activa por parte del paciente.
  • La aplicación de la inducción miofascial, que son combinaciones de presiones sostenidas sobre la piel con posicionamientos de manera específica y estiramientos suaves. La induccción miofascial libera las restricciones fasciales y logra el equilibrio de la función corporal que está alterada.
  • El uso de la terapia Manual ortopédica y la osteopatía se consideran métodos que ayudan con fines terapéutico o preventivos, que se aplican con las manos sobre todo tipo de tejidos (desde el músculo hasta las vísceras), obteniendo reacciones orgánicas que ayudarán a equilibrar y normalizar las alteraciones presentes.
  • El método Klapp son una serie de movimientos y posturas que se realizan en cuadrupedia, ya que se dice que la escoliosis es una patología de la bipedestación.
  • Ejercicios terapéuticos que ayudan a fortalecer la musculatura del lado convexo, y a relajar la musculatura del lado cóncavo, para así aumentar su propiocepción.
  • La terapia acuática como la natación, ayuda también a flexibilizar la musculatura afecta y brinda mejoría a los estados de salud y bienestar.
  • El uso de agentes físicos como la electroterapia relaja la musculatura que está contracturada.
  • Las técnicas de Rood con el frío, aplicadas por un fisioterapeuta, nos pueden favorecer en la activación de los músculos que están relajados.
  • También el uso de métodos como Bobath y Phelps, servirán para trabajar la relajación y contracción de manera simultánea.
Este artículo pertenece a fisioterapia

Formulario de contacto

Rellena este formulario para pedir cita o consultar cualquier duda

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Más especialidades de FisioClinics