Periostitis ¿En qué consiste?

Periostitis ¿En qué consiste?

El periostio es un tejido que recubre el hueso en su parte exterior. El periostio es una estructura de suma importancia, ya que permite proveer al hueso de la sangre que necesita para que sus células funcionen y contiene los nervios que recogen la sensibilidad del hueso. El periostio, sin embargo, no protege a nadie más que al hueso ligamentos, superficies articulares y tendones gozan de otros recubrimientos.

Cuando la membrana de tejido conjuntivo que se encuentra alrededor de la tibia se inflama se denomina periostitis. Esta inflamación ocurre por realizar sobrecargas repetitivas. Es más común en atletas, específicamente corredores de fondo.

Se caracteriza en un principio por dolor en la cara anterior de la pierna (puede medial o lateral) que aparece inicialmente cuando se inicia la actividad física y cuando se realiza la fase de calentamiento el dolor disminuye, pero cuando la lesión avanza el dolor persiste durante y después del entrenamiento con más intensidad.

Síntomas de la periostitis

  • Dolor.
  • Ardor.
  • Sensación de quemadura.
  • Tensión muscular.
  • En fase avanzada, imposibilidad para apoyar la pierna afectada.
  • Rigidez.

¿Qué provoca la periostitis?

Es común que la periostitis se origine debido a la constante vibración que se produce por el impacto del pie con el suelo. Esta es la razón por la que se dice que es más común que ocurra en corredores (fondistas), que con cada paso chocan el pie contra el suelo. Otras de las causas por las que se genera la lesión de periostitis son:

  • Sobreentrenamiento.
  • Cambios bruscos de intensidad durante la corrida.
  • Calzado inadecuado.
  • Asimetría en los miembros inferiores.
  • Correr o entrenar en superficies irregulares.
  • Hiperpronación.
  • Excesiva flexión plantar.

En persona que no es deportista la periostitis suele afectar gravemente, debido a que existe poca flexibilidad en la musculatura flexora de la planta del pie. Esto va a generar una sobrecarga en el músculo del tibial anterior.

¿Cómo se diagnostica la periostitis?

Para diagnosticar la periostitis se debe palpar la zona interna o externa de la tibia (para saber si se encuentra dolorosa, si hay presencia de sensibilidad o si está inflamada). También se indican exámenes de RX o RNM que ayudará para el diagnóstico de la periostitis.

Tratamiento de fisioterapia para la periostitis 

Todos los tratamientos de fisioterapia para la periostitis se enfocan en reducir la inflamación de la zona y atacar la causa del dolor que origina esta lesión. Aquí te enseñaremos los distintos tratamientos que se pueden aplicar en la periostitis.

Cuando el fisioterapeuta recibe un paciente que presenta una periostitis deberá examinar en qué fase se encuentra el paciente. La manera en que el fisioterapeuta deberá abordar esta lesión, según la fase, es:

FASE I: Este tratamiento se aplica cuando la lesión ocurrió recientemente:

  • Indicar reposo por 2 semanas aproximadamente (es decir, no realizar deporte).
  • Aplicar electroterapia (preferiblemente TENS) con la finalidad de conseguir un efecto antiálgico.
  • Colocar vendaje neuromuscular (kinesiotape o vendaje neuromuscular) con la técnica correcta para reducir los síntomas de la lesión.
  • Aplicar masajes con frío (hielo) en la zona. 2 veces al día.
  • Deambulación sin cargas.

FASE II: Este tratamiento  se aplica luego de la segunda semana de la lesión:

  • Realizar masaje en la musculatura del tríceps sural, tibial anterior y peroneos.
  • Aplicar electroestimulación (TENS).
  • Masaje en la zona para romper la fibrosis provocadas por la inflamación.
  • Estiramientos de los músculos de la pantorrilla y el pie.

FASE III: Esta fase consta de ejercicios con mucha más intensidad (ya para esta fase no debe existir dolor).

  • Ejercicios isométricos en la musculatura periarticular.
  • Ejercicios en cadena cinética cerrada.
  • Realizar ejercicios de punta y talón del pie.
  • Realizar ejercicios de propiocepción. (Balance, caminar por superficies inestables, etc.)

Tratamiento Quirúrgico

Este tipo de tratamiento se realiza cuando los tratamientos conservadores no funcionan. Los médicos pueden aplicar distintas técnicas: fasciotomía  en el borde posteromedial de la tibia, eliminación de una tira del periostio en el borde interno de la tibia, entre otras.

En cuanto a la prevención de la periostitis, es recomendable: utilizar un calzado adecuado al momento de realizar algún deporte, no sobreentrenar, evitar los deportes de alto impacto, recibir un masaje descontracturante al menos una vez por semana y aplicar los tratamientos durante el tiempo necesario, para así lograr una recuperación exitosa.

Este artículo pertenece a fisioterapia

Formulario de contacto

Rellena este formulario para pedir cita o consultar cualquier duda

Más especialidades de FisioClinics