Cervicalgias

La columna posee diversas estructuras: óseas, ligamentosas, discos intervertebrales, musculares,... Es la sección de la columna más flexible, permitiendo mayor movilidad que en cualquier otra parte de la columna vertebral; sin embargo la flexibilidad no la excluye de la no generación de dolor.

¿Qué es?

Se define como cervicalgia como un dolor en la zona de cuello o zona cervical, asociado a resultados de anomalías en las partes blandas (músculos, ligamentos, discos y nervios) vértebras o articulaciones. Es una alteración muy frecuente muy alto en las mujeres menores de 40 años que no realizan ejercicio de manera cotidiana o no tienen un nivel de actividad física alto, tanto en tiempo libre como en su ocupación diaria.

Causas de la cervicalgia

Existe un gran componente de factores que influyen en la aparición de las cervicalgias, te destacaremos algunas de suma importancia:

  • Mantener posturas forzadas durante periodos prolongados de tiempo.
  • Mala oclusión de la articulación temporomandibular.
  • Algún traumatismo en la zona cervical.
  • Presentar contracturas musculares en trapecios o en musculatura cervical, tanto posterior como anterior.
  • Haber sufrido un latigazo cervical.
  • Artritis inflamatorias, reumatoide o anquilosante.
  • También el estrés influye en esta patología.

Síntomas de la cervicalgia

La cervicalgia de por sí es un síntoma. Sin embargo hay una gran cantidad de síntomas diferentes al dolor que suelen acompañar la cervicalgia dependiendo de cuál sea el factor primordial que la provoca. Podemos nombrar algunos de ellos:

  • Existe hipersensibilidad en la zona afectada.
  • Existe dolor intenso al ejercer presión sobre nivel occipital o cervical.
  • Pueden existir mareos, vértigos y dolor de cabeza.
  • Hay limitación del movimiento de la columna cervical, hacia donde se encuentran los síntomas.
  • Presencia de una contracción muscular involuntaria que se mantiene y se palpa.
  • Disminución de la función de las estructuras adyacentes, por ejemplo los brazos.
  • Alivio considerable al realizar el tratamiento adecuado.

Diagnóstico de la cervicalgia

Para realizar un buen diagnóstico en la cervicalgia hay que ejecutar en primera instancia una historia clínica completa acerca de la sintomatología cervical del paciente.

Aunado a esto, una valoración fisioterapéutica acerca de la postura, la movilidad cervical y zonas dolorosas, así como también valorar la integridad de los nervios y músculos de las zonas adyacentes (como los brazos y la espalda) son indispensables para ubicar la fuente de dolor.

Siempre hay que tener en cuenta los estudios imagenológicos en las cervicalgias. Estudios como las radiografías o las resonancias magnéticas sirven para confirmar un diagnóstico. Las imágenes son de mucha ayuda para evaluar las estructuras blandas, óseas, etc. Sólo se puede obtener resultados precisos en un tratamiento tomando en cuenta todos los datos relevantes.

Tratamiento Fisioterapéutico

Para disminuir el dolor (tanto específico como el irradiado) y la recuperación funcional de la columna cervical en el paciente se puede:

  • La aplicación de TENS para lograr la analgesia de la zona.
  • El uso de la punción seca en determinados músculos cervicales para ayudar a disminuir los puntos de gatillo que suelen ser dolorosos.
  • También para tratar los puntos gatillo, se pueden usar técnicas como la compresión isquémica para la disminución de la sensibilidad dolorosa en el mismo.
  • Aplicar técnicas miofasciales de inducción suboccipital, para traer una liberación de la restricción fascial de la región comprometida.
  • La aplicación de masaje para también ayudar a relajar la musculatura contracturada.
  • Las movilizaciones pasivas intervertebrales, las manipulaciones de las vértebras, también ayudarán a disminuir el dolor y corregir algunas alteraciones biomecánicas del complejo articular del cuello con relación al cráneo y el occipital, también beneficiando en los cambios posturales para que sus efectos puedan duran a lo largo del tiempo.
  • La aplicación de técnicas neurodinámicas, para brindarle al nervio un deslizamiento y así pueda discurrir por su canal sin ningún inconveniente.
Este artículo pertenece a fisioterapia y a Cervicalgia

Formulario de contacto

Rellena este formulario para pedir cita o consultar cualquier duda

Más especialidades de FisioClinics